Cuadro médico Exclusiones Soldado

Cuadro Médico de Exclusiones

1. Para la aplicación de cualquier apartado del cuadro médico de exclusiones se tendrá en cuenta el Cuerpo y la duración del compromiso al que se opta, considerando las siguientes situaciones como motivos de exclusión:
a) Procesos que imposibiliten la realización de las pruebas físicas en los plazos prefijados, teniendo en cuenta lo dispuesto en la Sección 5.ª del Capítulo II del Reglamento de ingreso y promoción y de ordenación de la enseñanza de formación en las Fuerzas Armadas, aprobado por el Real Decreto 35/2010, de 15 de enero.
b) Procesos que hagan prever la incapacidad para realizar las fases de formación adecuadamente.
c) Procesos en los que se prevea que en el futuro serán un motivo de incapacidad psicofísica permanente.

2. Para la determinación de las condiciones psicofísicas del cuadro médico de exclusiones se aplicará el cuestionario de salud correspondiente y se realizarán las exploraciones necesarias, entre las que se incluyen analíticas de orina con detección de tóxicos y podría incluirse analítica de sangre.

3. En la revisión de las calificaciones por resultar «No apto» en aplicación de alguno de los apartados de exclusión, la evaluación correspondiente abarcará aquellos del cuadro médico de exclusiones que el órgano médico pericial considere relevante, no estando limitado por las evaluaciones previas.

4. De conformidad con lo dispuesto en la base 8.6 del anexo I de la presente convocatoria, serán calificados No aptos los aspirantes que en anterior relación con las Fuerzas Armadas, mediante Resolución administrativa, les haya sido resuelto un expediente incoado para determinar la insuficiencia de condiciones psicofísicas, con arreglo a las circunstancias concurrentes que se detallan:
a) Con acuerdo adoptado de declaración de la insuficiencia de condiciones psicofísicas en los cinco años anteriores y en el año de la presente convocatoria.
b) Con acuerdo adoptado de la utilidad con limitación para ocupar determinados destinos en los tres años anteriores y en el año de la presente convocatoria.

Parámetros biológicos, enfermedades y causas generales

Parámetros biológicos:
Talla: En bipedestación: Inferior a 155 cm o superior a 203 cm.

Peso: El peso teórico ideal será proporcional a la talla en bipedestación, debiendo presentar el examinado una constitución armónica.
El índice de masa corporal (IMC): No sobrepasará 29 ni será inferior a 18.
Se podrán aceptar IMC superiores a 29 si objetiva y claramente se deben no a un aumento de la grasa corporal, sino a un desarrollo muscular marcado, y no presenta patología ni factores de riesgo sobreañadidos.
El IMC se obtiene con la fórmula siguiente: IMC = (peso en kg) / (talla en metros)².

Alteraciones de la tensión arterial
Tensión arterial normal alta e hipertensión. Se valorará sin medicación y si fuera necesario se repetirá en ayunas y tras reposo horizontal de diez minutos.
La tensión arterial se valorará según el siguiente cuadro:

Categoría Sistólica (mm Hg.) Diastólica ( mm Hg)
Normotensión o hipertensión controlada
Óptima < 120 < 80
Normal 121-129 81-84
Normal Alta 130-139 85-89
Hipertensión
Grado 1 140-159 90-99
Grado 2 160-179 100-109
Grado 3 180 o más 110 o más

Enfermedades y causas generales:

– Anomalías genéticas, congénitas o adquiridas que en opinión del asesor especialista puedan entorpecer en el momento del examen o, previsiblemente en el futuro, la eficacia en la ejecución de las misiones encomendadas o alterar la salud del examinado.

– Enfermedades endocrinometabólicas que produzcan alteraciones morfológicas o funcionales de importancia pronóstica o que requieran terapia sustitutiva continua.

– Enfermedades infecciosas y parasitarias que, por la presencia de trastornos funcionales, por exigir un tratamiento continuo o por su contagiosidad sean incompatibles con la profesión militar.

– Enfermedades inmunoalérgicas, de importancia pronóstica y funcional, que incapaciten para la profesión militar.

Enfermedades reumáticas que originen trastornos funcionales.

– Tumores malignos y lesiones precancerosas en cualquier localización y estadio, y los tumores benignos que por su tamaño o localización incapaciten para la profesión militar.
– Intoxicaciones crónicas que determinen trastornos anatómicos o funcionales incompatibles con la profesión militar.

– Utilización de cualquier tipo de medicación o droga que pueda disminuir la capacidad de reacción del examinado o que funcionalmente incapaciten para la profesión militar.

Piel y tejido celular subcutáneo

– Dermatosis extensas y generalizadas de la piel o cuero cabelludo de tendencia crónica o recidivante, o aquellas que por su localización incapaciten para la profesión militar.

– Dermopatías contagiosas.

– Afecciones y cicatrices localizadas que afecten a la motilidad o impidan el uso del equipo reglamentario.

– Úlceras inveteradas o con tendencia recidivante.

Neurología y psiquiatría

Neurología:

– Anomalías congénitas o adquiridas del sistema nervioso central, periférico, de sus cubiertas membranosas y óseas, y del sistema vascular, que produzcan alteraciones motoras o sensitivas, que sean incompatibles con la profesión militar.

– Enfermedades crónicas sistematizadas, difusas o en focos, y lesiones de cualquier parte del sistema nervioso central y periférico, o de las meninges, que originen trastornos motores o sensitivos.

– Lesiones traumáticas craneoencefálicas, vertebromedulares o de nervios periféricos y sus secuelas.

– Epilepsia en todas sus formas. Crisis de actividad comicial (como los llamados equivalentes epilépticos y otras) con hallazgos electroencefalográficos significativos.

-Movimientos anormales uni o bilaterales, generalizados o no.

– Síndromes neurológicos que cursen con afectación de las funciones corticales.

– Enfermedades metabólicas, carenciales, por tóxicos, fármacos y drogas que produzcan alteraciones de los sistemas nerviosos central y periférico.

– Trastornos del lenguaje. La disartria o tartamudez manifiesta no será considerada como causa de exclusión.
Psiquiatría:

– Trastornos mentales orgánicos, incluidos los sintomáticos de una afección somática general.

– Trastornos mentales y del comportamiento debidos al consumo de sustancias psicotropas o drogas, incluido el alcohol, así como la evidencia de abuso de las mismas o su detección analítica.

– Esquizofrenia, trastorno esquizotípico, trastornos con ideas delirantes y cualquier tipo de psicosis, incluso en situación asintomática o en remisión.

– Trastornos del humor (afectivos) incluso en situación asintomática o en remisión.

– Estructuras neuróticas de la personalidad. Reacciones de ansiedad incompatibles con la profesión militar.
– Trastornos neuróticos, incluidos los secundarios a situaciones estresantes y somatomorfos, incompatibles con la profesión militar o su adaptación a la misma.

– Trastornos del comportamiento asociados a disfunciones fisiológica y a factores somáticos incompatibles con la profesión militar o su adaptación a la misma.

– Trastornos o estructuras anómalas de la personalidad y del comportamiento del adulto incompatibles con la profesión militar o su adaptación a la misma.
– Capacidad intelectual inferior a la media, tomando de referencia un cociente intelectual inferior a 80.

– Trastornos del desarrollo psicológico, del comportamiento y de las emociones de comienzo habitual en la infancia y adolescencia que continúen en la edad adulta incompatibles con la profesión militar o su adaptación a la misma.

– Cualquier otra alteración psíquica que afecte al individuo y que comprometa la correcta realización de sus actividades.

Aparato digestivo

– Afecciones congénitas o adquiridas de los órganos de la boca o faringe que trastornen la deglución de modo permanente.

– Cualquier alteración de los maxilares y del aparato dentario en número, con grado o deformidad, que produzca una incorrecta implantación dentaria que pueda constituir un obstáculo en la masticación.

– Sialorrea y fístulas salivares permanentes.

– Afecciones del esófago que cursen con disfagia.

– Afecciones de estómago, intestino y peritoneo con trastornos orgánicos o funcionales.

– Afecciones del recto y ano que ocasionen retención, incontinencia o cualquier otra alteración.

– Afecciones del hígado, vías biliares y páncreas.

– Secuelas postquirúrgicas con trastornos funcionales incompatibles con la profesión militar.

– Alteraciones de la pared abdominal incompatibles con la actividad física. Hernias de cualquier tipo y localización, aun las pequeñas y reducibles.

– Fístulas perineales, incluida la sacrocoxígea.

– Trastornos funcionales digestivos incompatibles con el servicio.

Aparato respiratorio

– Malformaciones y afecciones del aparato respiratorio, mediastino y caja torácica, que determinen alteraciones morfológicas o funcionales incompatibles con la profesión militar, entre ellas: Insuficiencia respiratoria, trastorno ventilatorio o disnea a medianos esfuerzos.

– Enfermedades del intersticio, parénquima y circulación pulmonar.

– Enfermedades obstructivas de las vías aéreas. Asma bronquial.

– Enfermedades infecciosas y parasitarias del aparato respiratorio y sus secuelas. Lesiones residuales tuberculosas que, por su tamaño, número o situación alteren la capacidad respiratoria o hagan presumible su reactivación.

– Neoformaciones benignas y malignas del aparato respiratorio y sus secuelas. Nódulo pulmonar.

– Enfermedades del mediastino. Enfermedades de la pleura, neumotórax y sus secuelas.

– Anomalías y disfunción diafragmática.

F. Aparato circulatorio

– Alteraciones congénitas o adquiridas del corazón, mediastino, arterias o venas, o secuelas de las mismas, que alteren o puedan alterar en su evolución la normalidad funcional del aparato cardiocirculatorio.

– Antecedentes de síncope o lipotimias repetidas.

– Enfermedades valvulares, incluso las corregidas quirúrgicamente. Endocarditis.
Cardiopatía isquémica.

– Síndrome de preexcitación y todos los trastornos del ritmo o de la conducción cardiaca de importancia clínica.

– Insuficiencia cardiaca de cualquier etiología.

– Miocardiopatías. Enfermedades del pericardio.

– Portadores de marcapasos, prótesis o injertos cardiovasculares.

– Enfermedades de los grandes vasos y fístulas arteriovenosas incluso tras corrección quirúrgica.
– Arteriopatías periféricas que puedan producir trastornos funcionales incompatibles con la profesión militar.

– Flebitis aguda, secuelas postflebíticas, varices significativas, linfagiectasias con edema crónico y trastornos tróficos.

Aparato locomotor

– Enfermedades, lesiones y anomalías de los huesos, músculos y articulaciones que incapaciten para la profesión militar.

– Ausencia o pérdida de parte de una extremidad que dificulte el normal uso de ella.

– Inestabilidades, esguinces o luxaciones recidivantes de las principales articulaciones.

– Seudoartrosis, anquilosis y rigideces que dificulten la normal biomecánica articular.

– Infecciones del tejido óseo, articular o muscular y sus secuelas, que determinen alteraciones morfológicas o funcionales de carácter definitivo.

– Cifosis superior a 45 grados o que siendo menores presenten acuñamientos vertebrales o alteraciones de los discos comprobadas radiológicamente.

– Espondilolisis, hiperlordosis acusada con sacro horizontal o cualquier otra anomalía de la charnela lumbosacra que pueda ocasionar trastornos funcionales.

– Escoliosis superiores a 15 grados, o que siendo menores, presenten acuñamientos o rotaciones vertebrales.

– Atrofia o distrofia de miembro superior que produzca trastornos funcionales.

– Pérdida de un dedo de la mano o parte del mismo, excepto la falta de una falange en uno solo de los dedos anular, medio o meñique.

– Alteraciones anatómicas o funcionales que ocasionen la disminución evidente del poder de aprehensión de la mano, de la función de pinza u otros defectos funcionales de la misma.

– Desviaciones de las articulaciones de cadera o rodilla con dificultad para la marcha o el ejercicio.

– Atrofia o distrofia de miembro inferior que produzca trastorno en la deambulación o alteraciones funcionales de muslo, pierna o pie.

– Acortamiento de miembro inferior que exceda de dos centímetros.

– Alteraciones de la estructura anatomofuncional del pie que originen un pie doloroso, produzcan intolerancia para el uso habitual del calzado reglamentario y ocasionen trastornos funcionales que incapaciten para la marcha prolongada y el ejercicio físico.

– Pérdida de dos dedos de un pie. Pérdida de un dedo y de su metatarsiano. Se exigirá la integridad del primer dedo.

Aparato de la visión

– Afecciones del globo ocular, conjuntivas, párpados, vías lagrimales, sistema motor ocular y cavidad orbitaria, que incapacite para la profesión militar.

– Pérdida o atrofia de un globo ocular. Cuerpos extraños intraorbitarios.

– Exoftalmos, si interfieren el cierre correcto de los párpados.

– Glaucoma y alteraciones de la tensión ocular, uni o bilaterales.

– Dacriocistitis y epíforas crónicas, uni o bilaterales.

– Blefaroptosis que, con la mirada al frente, impida la visión.

– Coloboma congénito de párpado. Cicatrices y adherencias palpebroconjuntivales que dificulten la visión o produzcan deformidad marcada. Ectropion y entropion. Triquiasis y distiquiasis.

– Blefaritis crónica con engrosamiento del borde libre y pérdida de pestañas.

– Conjuntivitis crónica. Tracoma. Xeroftalmia. Pterigión uni o bilateral de marcado desarrollo.

– Estafilomas de esclerótica. Escleritis y epiescleritis.

– Queratitis. Leucomas corneales centrales y periféricos si producen alteraciones de la visión. Estafilomas y distrofias corneales. Transplante corneal. La cirugía refractiva o método óptico tanto extraocular como intraocular que modifique la potencia dióptrica de los ojos se deberá considerar en función del resultado de la cirugía refractiva.

– Uveítis. Alteraciones del cuerpo uveal que ocasionen trastornos funcionales. Alteraciones del reflejo pupilar.

– Luxaciones, subluxaciones y ectopias del cristalino. Cataratas y opacidades. Afaquia. Pseudoafaquia.

– Hemorragias del vítreo. Hematoma traumático de vítreo. Organización fibrosa de vítreo.

– Retinopatías y alteraciones degenerativas del fondo de ojo que produzcan trastornos funcionales o sean de mal pronóstico. Hemeralopía. Degeneraciones tapetorretinianas, pigmentadas y no pigmentadas, y afecciones relacionadas con ellas. Desprendimiento de retina.

– Neuritis óptica. Edema papilar. Atrofia óptica.

– Diplopia. Nistagmus. Heterotropia superior a tres grados.

– Forias: No constituyen causa de exclusión.

– Campo Visual. Reducción uni o bilateral superior a 25.º

– Visión cromática. Se exigirá reconocer colores puros.

– Agudeza visual lejana: Las exigencias de agudeza visual y máximos defectos permitidos, pudiendo requerir cicloplejia para su evaluación, serán los siguientes:

– Agudeza visual mínima exigida sin corrección: 0,1 en ambos ojos.
– Agudeza visual mínima exigida con corrección: 1 en un ojo y 0,7 en el otro.
Máximos defectos permitidos en cualquier ojo:
Miopía: – 6 dioptrías.
Hipermetropía: + 6 dioptrías.
– Astigmatismo: ± 4 dioptrías con independencia del componente esférico.

Agudeza visual próxima: Deberá ser normal.

Otorrinolaringología

– Afecciones congénitas o adquiridas de la pirámide y fosasnasales, boca, faringe, laringe y oído, que perturben la función respiratoria, fonatoria o auditiva.

– Insuficiencia respiratoria nasal unilateral superior al 75 por 100.

– Rinitis alérgica, simple, atrófica o hipertrófica, que limite la actividad física. Anosmia y parosmia.

– Perforaciones del tabique nasal, excepto las de origen traumático, mínimas y asintomáticas.

– Sinusopatías.

– Disfonías. Para la disartria o tartamudez manifiesta actuar conforme lo expresado en la letra C, «Neurología y Psiquiatría», punto 8.

– Anomalías de la motilidad laríngea que provoquen trastornos ventilatorios permanentes.

– Enfermedad recurrente del oído medio, así como las consecutivas a procesos obstructivos tubáricos.

– Infiltración calcárea del tímpano, cuando se acompaña de rigidez del mismo o pérdida de agudeza auditiva de ese oído, o sea, superior al 50 por 100.

– Manifestaciones vertiginosas de cualquier etiología.

– Afecciones del oído de importancia pronóstica o que perturben la función auditiva por debajo de los mínimos exigidos.

– Hipoacusias: Descalifica una pérdida unilateral superior al 12 por 100 o bilateral superior al 7 por 100. (Norma ISO/ANSI.).

Aparato urogenital

– Afecciones o modificaciones congénitas o adquiridas que puedan alterar el normal ejercicio de la profesión militar.

– Nefropatías y cistopatías.

– Ausencia anatómica o funcional de un riñón.

– Litiasis.

– Fístulas urinarias. Incontinencia o retención de orina.

– Alteraciones analíticas de la orina, aunque no correspondan a una entidad patológica objetivable.

– Orquitis y orquiepididimitis.

– Hidrocele y varicocele esencial significativo.

– Prolapsos genitales.

– Infecciones genitales.

– Endometriosis incapacitante.

– Hipertrofia gigante de mama y otra patología mamaria incompatible con el servicio.

– Varicosidades genitales significativas.

– Fístulas rectovaginales y rectovesicales.

Sangre y órganos hematopoyéticos

– Afecciones hematológicas que incapaciten para la profesión militar.

– Anemias y leucopenias.

– Síndromes mieloproliferativos.

– Hemoblastosis. Leucosis.

– Linfomas. Mielomas.

– Trastornos de la hemostasia y coagulación.

– Hemoglobinopatías con repercusión funcional o importancia pronóstica.

– Inmunodeficiencias.

– Alteraciones analíticas significativas de la sangre aunque no respondan a una entidad nosológica objetivable.

Centro galardonado con la
ESTRELLA DE ORO
por el Instituto
para la Excelencia Profesional